miércoles, 27 de mayo de 2020

Hoy se cumplen 20 años de la muerte del querido Carlos Lahera. Lo conocí cuando laburaba en Sesme, la empresa que cobraba el estacionamiento, a mediado de los ´90. Nos conocimos en la lucha que llevamos adelante cuando el Municipio, gobernado por el kirchnerismo, dio por finalizado el contrato con la empresa, y la precarización laboral empezó a ser moneda corriente. Los compañeros del Partido Obrero, que en ese momento era el FUT provincial, fueron los primeros en solidarizarse con el reclamo.
Carlos tenía mucha paciencia para explicar las cosas; era didáctico a la hora de analizar la realidad social. Recuerdo que me buscaba en la cuadra, donde estaba cobrando el estacionamiento, y me dejaba la Prensa Obrera, el periódico del Partido. Si habremos charlado en esas mañanas frías que congelaban hasta los huesos. Al principio no entendía nada lo que leía, me parecían densos los artículos. Me preguntaba qué tenía que ver lo que pasaba en Europa con cuestiones locales. Sí, tiene mucho que ver. En esas lecturas aprendí, entre tantas otras, la importancia que puede tener un sindicato, una asamblea, un plan de lucha. Lo más interesante es cuando todo eso que leíste, lo podés llevar a la práctica, cuando te das cuenta de qué lado de la mecha te encontrás. La última vez que charlamos fue en un acto del Primero de Mayo en el SUM del colegio Salesiano. Ese día charlamos de Alfredo Zitarrosa, de sus canciones. Estaba contento. "Chico malo", solía decirme. A los pocos días falleció, mientras participaba del XI Congreso Nacional del Partido Obrero en Buenos Aires. Recuerdo también el homenaje que le hicimos en el histórico local de la calle Cepeda.
Mi mejor recuerdo para un gran luchador, para una gran persona. Hasta la victoria siempre.


NOTA. El artículo del diario corresponde a La Opinión Austral (31/05/00).

lunes, 25 de mayo de 2020


Gorriones de la noche en librería Martín Fierro,
Avda San Martín 930
Río Gallegos, Santa Cruz

lunes, 11 de mayo de 2020










Costanera, Río Gallegos, Santa Cruz
Domingo 10 de mayo de 2020

sábado, 2 de mayo de 2020

El viento no da tregua. Pienso en Arlt, pero también pienso en Pizarnik. Pienso en los perros, en la manera en que cierran sus ojos. Pienso en los niños: ellos nunca se quejan del viento. Pienso en el mar furioso, el mismo que se llevó a mi padre. Pienso en las bolsas de nylon que se aferran a los alambrados hasta volverse parte del paisaje. Pienso en los chillidos de las chapas de zinc. Lo cierto es que nunca sentí tanto tu presencia como hoy que entré en mi casa y abrí las ventanas y me pareció escuchar tu voz. Lo cierto es que nunca había pensado tanto en el viento.

viernes, 1 de mayo de 2020

La última noche de trabajo en Los Indios recibí uno de los regalos más especiales: un pequeño frasco con agua bendita. “Ahora que te vas a trabajar de mañana, la vas a necesitar. Es para que te cuide” me dijo el querido Juancito, compañero de tantas quincenas insufribles. Esa fue nuestra última charla; tomamos unos mates y luego nos pusimos a trabajar. Terminamos el turno, limpiamos las canchas y nos despedimos como siempre, con un abrazo. No sé cuánto tiempo ha pasado desde aquella noche. Nunca volví a tener un compañero a la altura de Juancito, el pibe tigre del barrio Evita.

viernes, 10 de abril de 2020



miércoles, 8 de abril de 2020

Algún día escribiré la historia del mapuche que construyó su casa en medio del desierto, ahí donde el viento se parece a un animal que muestra sus dientes.

lunes, 6 de abril de 2020

Ahora que pasaron más de 20 años de su publicación, puedo afirmar que Tren de fugitivos (El Soldado) es un disco de culto.

domingo, 5 de abril de 2020

Gorriones de la noche está dedicado a Lunita, mi sobrina nieta, que tiene cuatro años. El día que le conté que se lo iba a regalar, me miró con tijera en mano, y me preguntó: "¿Y lo voy a poder recortar, tío?".

sábado, 28 de marzo de 2020


En estos tiempos tan difíciles, recomiendo la lectura de El Eternauta, la gran historieta argentina creada por Héctor Oesterheld y Francisco Solano López. Lo leí hace 16 años, en una de esas noches eternas de laburo, en las que nacen las preguntas más existenciales. Nunca un libro, hasta ese momento, me había dejado en un estado de profunda orfandad. Nunca más volví a sentir lo mismo con otros libros. Hoy recuerdo las palabras del profesor Favalli: "Nos sentimos todos hermanos. Tenía que ocurrir semejante catástrofe para que los hombres aprendieran lo que no debieran ignorar nunca". 

NOTA. La imagen corresponde a mi ejemplar de El Eternauta, editado por Clarín en el año 2004. Uno de mis "incunables".

miércoles, 25 de marzo de 2020

martes, 10 de marzo de 2020

Aviso

Hoy a las 12.15 hs voy a estar en El Rincón Cultural (LU 14, Radio Provincia), programa conducido por Mario Santillán.

sábado, 7 de marzo de 2020

GORRIONES DE LA NOCHE, NUEVO LIBRO




Para aquellos que quieran adquirir Gorriones de la noche, les cuento que ya está disponible en librería Martín Fierro (Avda San Martín 930) y en librería Aluén (Alberdi y 9 de Julio). 

miércoles, 4 de marzo de 2020

Escribo para no darle espacio a la muerte. Como el Pity en Madrid.

martes, 3 de marzo de 2020

Hay palabras que impiden la lluvia, esas palabras nunca terminan de borrarnos.

lunes, 2 de marzo de 2020

Suena el despertador. Son las 7 de la mañana. El frío me envuelve entre cuatro paredes. Hora de levantarse, de ponerse el cuerpo, las manos. Será el tiempo destinado a ser un punto suspensivo.

domingo, 1 de marzo de 2020

Cuando leo un libro, me gusta marcar con un punto negro las hojas a las que voy a volver. Son diminutas piedras al final del camino, esa posibilidad de abrir los ojos a la vida.

miércoles, 26 de febrero de 2020



Ya está en imprenta Gorriones de la noche, mi nuevo libro. Elegí, para su portada, una foto de los palos chicos del club Los Indios, a modo de homenaje por los cinco años que laburé ahí de parapalos. Mi turno era de noche, el más agotador, y mi día de descanso era el lunes (a contramano de todo, sí). En esos años escribí y leí mucho, sobre todo. Soñé muchas veces con la posibilidad de publicar un libro. Ahí estaba, parando esos benditos palos, cuando me avisaron que Sábanas de viento había sido seleccionado para su publicación, en el año 2006. Ahí estaba cuando Guillermo, mi hermano, se fue de este mundo.
Gorriones de la noche es un libro brevísimo e intenso como los saltos que solía dar para que los palos no me dejaran marcas en el cuerpo, y en la vida también.

Nota. Siempre hay un motivo para decir: "Gracias, A77aque".

https://www.youtube.com/watch?v=bjCi1Vht9j4

domingo, 16 de febrero de 2020


Estoy terminando la selección de poemas del tercer número de la revista La Rama, a la que fui invitado a participar por Ariel Di Leo. Es un trabajo hermoso que asumí con mucha responsabilidad, con el respeto que se merece la poesía. Me gusta eso de convocar a los poetas, de recibir sus textos, de conocer nuevas voces. La Rama es un aporte a nuestra literatura, a nuestra cultura. Un buen aporte.


NOTA. La Rama está disponible en librería Martín Fierro (Avenida San Martín 930). No se la pierdan. 

domingo, 9 de febrero de 2020



La música de fondo de mis años de parapalos en el bowling fue Nos sobran los motivos, el disco doble en vivo de Joaquín Sabina. El conserje tenía la costumbre de poner ese cassette (sí, cassette) ni bien se iba el último cliente. Era tan lindo cerrar las cortinas y ponerse a cantar en esas pedanas, mientras todo iba quedando preparado para el otro día. Cuando digo bowling no hablo del juego de bochas, claro. Hablo de algo más profundo, hablo de la noche, de lo que significa romperse el lomo cuando todos duermen o salen a despuntar el vicio. A esa noche, que tanto me lastimó, yo le dí mi vida entera. Un éxodo de oscuras golondrinas.

viernes, 7 de febrero de 2020

Tres poemas



SUR

Para hablar
del viento
habrá
que convencer
a los álamos
de su existencia.


BAHÍA

Bajo los pliegues
de una hoja
en blanco
corre
un río
transparente
que lleva tu nombre.


BAJO NIEVE

Un rumor de pasos, sólo voces reunidas en la lluvia.
Galope inmóvil que aún retumba
como sombra de los días por venir.

jueves, 6 de febrero de 2020

Hace un poco más de veinte años que hago, de manera ininterrumpida, los asados para mi familia. A esta altura, digamos la verdad, me salen de taquito (modestia aparte, aclaro). Pasé por todas las etapas de un asador: el temor del novato, la alegría del que aprende, la confianza que te da el paso del tiempo. En estos años, también vi crecer a mis sobrinos. Ya no son los niños que esperaban al lado de la parrilla, en fila india, que estén listos los primeros choripanes. Ahora son adultos que me preguntan cómo ando, qué me dejó la tarde. El aplauso para el asador ahora lo pide una niña muy hermosa llamada Lunita.

miércoles, 5 de febrero de 2020

El único chinguenguencha es el viento, que nos dejó sin verano. La Interpol debería pedir su captura y llevarlo a otras latitudes.

domingo, 2 de febrero de 2020

Lo que más me gusta que me regalen no son ni libros ni lapiceras. Mi regalo preferido son Gráficos antiguos, esos con los que me hice lector. Lo digo ahora que pasaron dos años del último número, el 4489.

sábado, 1 de febrero de 2020

Quizás los gorriones de la noche sean los parapalos uníos del mundo entero.

domingo, 26 de enero de 2020

Hace algunos años vengo trabajando en un libro. Es un librito que tiene 40 poemas de un verso. Me gusta llamarlo así: un librito de poemas de un verso. Ayer lo volví a leer después de algunos meses y, mientras lo corregía, puse un Cd de José Larralde. Hacía mucho que no lo escuchaba. Después de unas horas de concluido mi trabajo, me quedé pensando en Larralde, en las formas de sus textos, en lo que dice, en sus silencios, en la profunda relación con la naturaleza, en el sentido religioso de la solidaridad. Cosas que pasan.

viernes, 24 de enero de 2020

Soy un viejo carcamán que todavía habla cuando jugaba de líbero en calles de tierra.

sábado, 18 de enero de 2020

En Río Gallegos hay un mito que dice que cada vez que llega el Parque de Diversiones, el viento se vuelve intenso. Intenso quiere decir 100 km/h. De esos que te vuelan la peluca, por ejemplo. Lo cierto es que acá el viento no aparece cada muerte de obispo, al contrario. De todas maneras, esta vez elijo creer en los mitos como quien tiene una cábala, como quien sonríe ante una rueda mágica.

miércoles, 15 de enero de 2020

Prepárense perros, nubes y gorriones, se rumorea que el próximo Rally Dakar pasará por el sector dos del barrio Bicentenario.

domingo, 12 de enero de 2020

Domingo. Seis de la mañana. Todos mis poemas están perfectamente en reposo. A esta hora amaina el viento.

miércoles, 8 de enero de 2020

Maneras de vencer al viento: salir a la calle y convertir los álamos en una canción del Indio.

martes, 7 de enero de 2020

Ayer me encontré en la calle con un ex compañero de trabajo. Lo primero que me preguntó, en tono sarcástico, es si seguía escuchando a Alejandro Sanz. Luego recordé que en esa época, hace 20 años, cantaba mucho la canción que dice: "Naufragué en un charquito de estrellas". Ese verso es de lo más bello que jamás se hayan escrito. Y digo más: Más es el mejor disco del español.

lunes, 6 de enero de 2020


Hoy, en la Secretaría de Turismo de la provincia, se presenta esta hermosa revista. Tuve el honor de hacer la selección de poesía. Están todos invitados.

jueves, 2 de enero de 2020


Lo que más recuerdo de aquellos años son los viajes a Comodoro Rivadavia. En esa época, ir a Comodoro era como ir a Buenos Aires. La mayoría de las bandas llegaban hasta allí. Me gustaba eso de tomarme el colectivo y hacer los casi 800 km que nos separan de la ciudad chubutense (las distancias en Patagonia son inmensas, realmente). Lo primero que hacía, ni bien llegaba a la terminal, era ir a ver el mar. Era como un ritual. Almafuerte fue la banda que más veces fui a ver. El Iorio que le cantaba a los laburantes tiene un lugar reservado para siempre en mi corazón metalero.

NOTA. La foto con Tommy Moya, el histórico manager de V8, Hermética y Almafuerte, fue tomada en Comodoro en el año 2000. 

martes, 31 de diciembre de 2019


Acá, en el desierto, sabemos reconocer un coirón entre los yuyos. Aprendimos que el dolor más grande habita en los primeros fríos y que el viento es herida que viene del mar (los gorriones también lo saben). Soñamos con la libertad y a veces nos sentimos así. Ladramos para no perder la costumbre nomás. Mi nombre es Don Changalais y todo esto es para desearles un feliz 2020, que sea con rock y poesía. Chin-chin.

https://www.youtube.com/watch?v=i4e48cxRbxw

domingo, 22 de diciembre de 2019


Linda noticia para despedir el año: la aparición de Carreras de aviones, nuevo disco de Los Super Ratones. Un álbum marcado por la ausencia presencia del querido Person y la consolidación, como letrista y compositor, de Mario Barassi. La canción que le da nombre al disco pinta a ser un clásico de la banda, a la altura de El último verano. Mi rola favorita: Tonto temor (un verdadero hallazgo la voz de Agustín Insausti). Larga vida a los Super y a sus hermosas canciones. ¡Chapeau!

lunes, 25 de noviembre de 2019

Nunca supe quién me hizo hincha de River, a veces pienso que vi esos colores y me enamoré a primera vista. He sido intensamente feliz jugando a la pelota. Fui de esos jugadores de barrio que nunca le interesó jugar en ligas. Lo mío era jugar a la pelota en el barrio, en la calle. Esperé esta final de Libertadores con muchas ganas, con ansiedad. Conversamos bastante con mi sobrino sobre el partido, sobre qué equipo era conveniente parar ante el temible Flamengo. Fue un partido perfecto hasta esos dos últimos minutos fatales, que ya forman parte de alguna pesadilla, la peor en la era Gallardo. No hay nada para reprocharle a Napoleón y sus muchachos. Al contrario, un agradecimiento eterno por estos 5 años de alegrías, sobre todo aquellos días inolvidables de Madrid. Vamos River de mi vida.

Apuntes de la realidad (y otras ficciones)

https://apuntesdelarealidadyotrasficciones.home.blog/

jueves, 21 de noviembre de 2019

Este blog suele ser visitado por una chica muy parecida a Pizarnik, que suele pasear por la avenida más importante de la ciudad, tomada de la mano del viento.

domingo, 17 de noviembre de 2019

El pronóstico del tiempo anuncia para Río Gallegos, ciudad cordial, vientos intensos por el siglo de los siglos.

viernes, 15 de noviembre de 2019

Me disculparán mis amigos de izquierda (cualquiera de ellas), pero hace veintidós años y un día que le enciendo velas a San Cayetano, amigo mío de tierra adentro, a modo de agradecimiento.

jueves, 14 de noviembre de 2019

Cada vez que cruzo la ciudad para dar mi taller a los niños del Madres a la Lucha, me siento bendecido. La última vez que fui me regalaron una camiseta térmica. Para que no te enfermes, me dijeron.

miércoles, 13 de noviembre de 2019


Un honor haber sido convocado a participar de esta hermosa antología de poesía del sur argentino, publicada por editorial Inolas (Potsman, Alemania). Gracias, Tani Mellado.

jueves, 31 de octubre de 2019

Aviso

Mañana a las 11 hs voy a estar en El Rincón Cultural (LU 14, Radio Provincia), segmento conducido por Mario Santillán.

miércoles, 23 de octubre de 2019

11 años de blog



Hoy este blog cumple 11 años. No me alcanza el cielo del rancho para agradecer a los que siguen pasando por aquí, a los que se asoman a la tranquera como quien no quiere la cosa. Gracias también a los blogs que difunden mi trabajo.

A modo de festejo, les comparto la entrevista que me hizo Claudio Álvarez hace algunos años:

https://www.youtube.com/watch?v=F0B_--AqxwE

¡Chin-Chin!

La historia de la melancolía

http://lahistoriadelamelancolia.blogspot.com/2019/10/5-poemas-mas-de-jorge-curinao.html

El escribidor

https://elescribidor.blogspot.com/2019/10/en-apariencia.html

sábado, 19 de octubre de 2019

La diferencia entre método y pensamiento es como escuchar en la radio que va a haber veinte grados sobre cero, salir en remera y pantalón corto, y comprobar que afuera, de todas maneras, el viento eres tú.

viernes, 18 de octubre de 2019

Anoche tuve una pesadilla: soñé que el viento era una especie en extinción.

jueves, 17 de octubre de 2019

Aunque el Libro Guinness no lo registra, poseo el récord de tiempo de parapalos: cinco años, un mes y cinco días.

lunes, 14 de octubre de 2019

Un hombre entra en la panadería y dice: Qué vientito, eh, como queriendo decir Hay golpes en la vida, tan fuerte… ¡Yo no sé!

viernes, 11 de octubre de 2019

De tanto mirarla, esa flor se ha vuelto mi sombra.

jueves, 10 de octubre de 2019

Cambiar de lugar las palabras y el silencio. Arroparse con los sueños de una lámpara recién encendida. El que escribe amaina los vientos.

miércoles, 9 de octubre de 2019

Salir a caminar con el viento a contramano. Sin hacer eso, Gallegos no tendría sentido.

martes, 8 de octubre de 2019

Lo que me queda de mi hermano es su música, los recitales. Como aquella tarde cuando nos pusimos a llorar, escuchando a José Larralde.

lunes, 7 de octubre de 2019

Anoche soñé con papá. Qué raro decirle así, casi no nos conocimos. A veces pienso que su muerte tan temprana me hizo envejecer de golpe.

martes, 1 de octubre de 2019









Primera nevada del año en Río Gallegos,
Lunes 30 de septiembre de 2019

lunes, 30 de septiembre de 2019

Par mil es una canción de Divididos que me acompañó durante mucho tiempo, cuando salía de trabajar de parapalos en la madrugada.
Cada verso de la canción es un poema en sí. “Luz del alma, soy un hombre que espera el alba”, hace referencia a la salida del trabajo nocturno, muerto de cansancio. Esperar el alba es esperar el respiro, el descanso. Es el verso con el que se sostiene el resto de la canción. “Qué hay de esa imagen en mi infierno, si ya fui roto a tomar aire”, nos habla del trabajo explotador, el no poder tomar aire. El ritmo del trabajo de parapalos es, literalmente, estar saltando de una cancha a otra, durante horas. “Camino mi propia luz y me siento un haz de luz” habla del destino, de eso que está por pasar. Confiar que, en algún momento de tu vida, las cosas van a estar mejor. Por eso, y en la misma sintonía, Mollo canta: “Me soñé en la oscuridad. Me estrellé contra mí”, es el eterno caer y levantarse. “No confunda che pastor. No me interesa tu cielo” tiene que ver con no formar parte de esa noche, la noche de la bohemia, de la risa fácil, repetitiva. No me interesa tu cielo es decirle al cliente de turno: no me interesa tu joda, che.
Par mil es una canción luminosa, de esas que te vuelan la cabeza para el resto de tus días. Un himno a todos los parapalos uníos del mundo.

https://www.youtube.com/watch?v=Z_tHBX0mj1s

Tres poemas

https://literasur.blogspot.com/2019/09/el-poema-de-hoy.html

lunes, 23 de septiembre de 2019


Plegarias del humo en librería Martín Fierro
Avda San Martín 930
Río Gallegos, Santa Cruz

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Era hora de hacerle un homenaje a este humilde muchachito, que me acompaña hace siglos y que, sin embargo, cada vez que alguien pregunta por mí, responde como si nada pasara. Mi Nokia 1100: el Rolls-Royce de los celulares, el que nunca te deja a pata. 

martes, 17 de septiembre de 2019

viernes, 13 de septiembre de 2019

Aviso

Mañana a las 11 hs voy a estar en Contame una historia (FM UNPA, 99.9), programa conducido por Mario Novack.

sábado, 31 de agosto de 2019

viernes, 23 de agosto de 2019

PLEGARIAS DEL HUMO, REEDICIÓN



Plegarias del humo, segunda edición, agosto de 2019
Editorial Remitente Patagonia

domingo, 18 de agosto de 2019









Costanera, Río Gallegos, Santa Cruz
Domingo 18 de agosto de 2019

jueves, 15 de agosto de 2019

Los gorriones sobre la casa. El viento entre ellos.

miércoles, 14 de agosto de 2019

De pronto se detiene el tiempo y paseamos por nuestra bahía. Aún no le hemos puesto nombre, pero sabemos que es nuestra. Eso dice la noche.

martes, 13 de agosto de 2019

Luego de diez años de haber sido publicado, volví a trabajar en Plegarias del humo, mi segundo libro. Es una reedición muy bonita que pronto estará lista. No había tenido, antes, las ganas de sentarme a leerlo, a trabajar en cada poema. Lo hice porque, después de mucho tiempo, encontré ese lindo motivo para hacerlo. No lo diré en voz alta, por si las moscas.

jueves, 8 de agosto de 2019

Éramos tan under

Entre los miles de trabajos que me inventé a lo largo y ancho de mis 40 años, uno que recuerdo con cariño es el de la venta de videos de recitales. Disfrutaba cada momento: pedir los VHS a Córdoba, hacer las grabaciones con dos videocasseteras, promocionar la venta en algún recital, que Tián me avisara de los pedidos (él también se quedaba con un porcentaje por prestarme el teléfono de su casa). Hoy sería imposible hacer un trabajo así. Me acuerdo cómo promocionaba la venta de un recital de Hermética en Córdoba: "No sabés lo qué es, está grabado con una sola cámara. Una verdadera reliquia". Qué lindos recuerdos me trae hoy la memoria.

lunes, 5 de agosto de 2019


Sin pan y sin trabajo, Ernesto de la Cárcova
Museo del Bicentenario, Buenos Aires
Miércoles 5 de agosto de 2015

miércoles, 31 de julio de 2019

Algún día han de florecer las palabras que planté una mañana de abril. La sombra del álamo es tan fuerte como el mismo álamo.

martes, 30 de julio de 2019

Me consuela saber que el viento es el patrono de los perros.

lunes, 29 de julio de 2019

Sólo los que trabajamos de parapalos, sabemos asistir al ritual de sacar un billete de la bocha y repartirlo en partes iguales.

domingo, 28 de julio de 2019

El viento abre una herida en la noche. Ahí los pájaros hacen sus nidos.

jueves, 25 de julio de 2019

Afuera llueve y yo me voy por las ramas hasta poder encontrarte.

martes, 23 de julio de 2019

De noche, el viento se detiene. Un perro que ladra inventa el desierto.

domingo, 21 de julio de 2019

El acto de escribir me da felicidad, me cambia el estado de ánimo. He tenido, sí, etapas de aislamiento. Tal vez por esa cuestión de apasionamiento que produce la escritura en las primeras etapas.

sábado, 20 de julio de 2019

Cada mañana le escribo una carta y se la dejo en la puerta. Luego me pongo los sueños y salgo al mundo como Messi en el Barcelona. Todo el tiempo quiero estar enamorado. 

jueves, 18 de julio de 2019

Se trata de la misma soledad: las hojas golpeando en la pared, la caída de la nieve sobre lo que se creía perdido.

martes, 16 de julio de 2019

Un rumor de pasos, sólo voces reunidas en la lluvia. Galope inmóvil que aún retumba como sombra de los días por venir.

sábado, 13 de julio de 2019

Nunca me voy a olvidar de aquella tarde. Cuando Sergio Di Leo me llamó, yo estaba parando palos de bowling en la cancha 3 de Los Indios, el histórico club de la calle Pasteur. Por alguna razón, había cambiado el turno. Siempre hacía eso, cuando tenía la oportunidad. El trabajo nocturno es lo peor que puede haber: te acostás y te levantás tarde, no podés descansar. Andás con el sueño cambiado, con el mundo a contramano. Le pedí a Nica, mi compañero, que me cubriera mientras iba al baño a charlar tranquilo. Los ruidos de las bochas al golpear los pinos, en la fosa (así llamábamos al lugar donde nos cubríamos), son insoportables. "Hola, Jorge. Te llamo para avisarte que tu libro fue seleccionado para ser publicado en el programa Mi Primer Libro. El lunes podés pasar a firmar el acta. ¡Felicitaciones!" Y ahí me quedé, sentado en el piso, llorando, mientras miraba los nombres de otros parapalos, escritos en las paredes sucias. Los originales de Sábanas de viento están ahí, en esas paredes. León lo sabe.
Hoy se cumplen 13 años de aquel jueves, uno de los más especiales de mi vida. Ese día, el destino me hizo un guiño, un hermoso guiño.

Parapalos de Ana Poliak:

https://www.youtube.com/watch?v=XzYWa7kCtmg

jueves, 11 de julio de 2019

El viento del ranchito es pizarnikiano también.

martes, 9 de julio de 2019

Ahora que el mundo se detuvo a dos mil kilómetros de mí, recuerdo cada detalle del gesto de sus manos tostando el pan.

lunes, 8 de julio de 2019

Ser hincha de River es también pasar por el kiosco y que te digan: "Llegó la 1986, ídolo".

domingo, 7 de julio de 2019

Un perro cruza el puente a las tres de la mañana. El último gesto de la noche pide huesos.

viernes, 5 de julio de 2019

Ayer estuve charlando de poesía con alumnos del secundario. Fue una linda experiencia. Pensaba que a esa edad, los 17, había empezado a escribir poemas de manera compulsiva. Esos fueron los años de mi amor incondicional a Benedetti también. Gracias por la invitación, Fabiola.

jueves, 4 de julio de 2019

Cada vez que escucho Pongamos que hablo de Madrid, pienso en Gallegos. Acá también los pájaros visitan al psiquiatra.

miércoles, 3 de julio de 2019

Miércoles. Siete de la mañana, seis grados bajo cero. El frío congela mis manos, la tristeza se marchita.

domingo, 23 de junio de 2019


Barrio de las nubes,
Río Gallegos, Santa Cruz,
Sábado 22 de junio de 2019