sábado, 1 de octubre de 2022



El viaje a Comodoro fue hermoso. No fue un viaje iniciático, pero tuvo algo de reencuentro también. Recordé que alguna vez fui joven y me gustaba viajar solo, conocer algún pueblo de Patagonia. Ahora pienso que no debería perderme tanto de vista, levantar el pulgar cada tanto. Y sonreír. 

viernes, 30 de septiembre de 2022


Hoy, en la Biblioteca Nacional, la querida Cecilia Pontorno presenta Inventario del tiempo, su nuevo libro de poemas. Tuve el honor de escribir el prólogo de dicha obra. Larga vida a la poesía y a los mapuches prologuistas del fin del mundo, pues. 

domingo, 25 de septiembre de 2022

Buenos Aires, martes 6 de mayo de 2008. Montevideo 980, departamento C del séptimo piso, barrio de Recoleta. Voy camino al silencio, al lugar donde vivió Alejandra Pizarnik sus últimos 3 años. Tan lejos, tan cerca. Tantos años pensando en ella. Tantos días oscuros. No hay placa, ni recordatorio. Mejor así - pienso. De aquí se fue la madrugada del 25 de septiembre de 1972. Aquí escribió. Aquí trabajó. En su Olivetti, en su mesa verde, en su pizarra. Aquí sus discos y sus libros. Aquí sus muñecas. Hablo con personas que dicen haberla conocido. Desconfío. ¿Habrá existido alguna vez? Busco. Pregunto. En el bar El Cisne no creen la historia que les cuento. Los mozos sonríen. Nadie la conoce. Hablo con el dueño y me invita a ir el fin de semana. Se juntan poetas – me dice. No me interesa. 

Quiero entrar, pero me da miedo. La contemplo desde abajo. Tomo una y otra foto. Voy y vuelvo. Sigo mi recorrido. Voy hasta el local de la Sociedad Argentina de Escritores, en Uruguay 1371, donde sus amigos despidieron sus restos. Al entrar me recibe una señora. Le digo que vengo del Sur, de Río Gallegos. Le pido entrar un rato. Me dice que pase. Me lleva al segundo piso. El lugar es diminuto. Respiro hondo. Quiero llorar. Al bajar, la misma mujer me habla de Alejandra. Me tiemblan las piernas. Le dejo un libro de regalo y salgo a la calle. Vuelvo a respirar hondo.

martes, 20 de septiembre de 2022



Algunas imágenes de la tertulia del sábado pasado, organizada por Revista Burak.

Muchísimas gracias a todos los que participaron.

viernes, 16 de septiembre de 2022



Cuando ando en bicicleta, lo hago con música. No podría ser de otra manera. De joven, iba a todos los recitales que podía. Tampoco es que habían tantos en esa época. Salté, canté, hice pogo. Fui feliz. Hasta a los Subversivos fui a ver una vez a un sucucho lleno de humo. Cuando murió mi hermano, nunca más fui a un recital. Encontrarme con sus amigos me hace bien, pero también me hace mal. Pienso en cómo sería ahora, cómo sería nuestro vínculo. Seguramente, ante un reto mío, me diría: "No seas tan vigilante, negro". No sé. En eso pienso cuando ando en bicicleta, cuando me pongo los auriculares. Pero la música me sigue haciendo bien. Es mi manera de combatir la melancolía. 

https://www.youtube.com/watch?v=BJoPZ1vfjk4

jueves, 15 de septiembre de 2022

Un día sin viento, pero con el viento pisándome los talones.

viernes, 9 de septiembre de 2022

La última vez que leí mis poemas fue a una chica que vivía a tres mil kilómetros de aquí, algo así como 32 horas de viaje en colectivo. Ojalá esas palabras, que viajaron por el espacio, hayan llegado a su corazón, ese primer impulso que precede a la magia.  

jueves, 8 de septiembre de 2022

Recordar es conservar, por eso existen las palabras: cada una de ellas se une a otra hasta construir una casa. Extrañarte es también eso. 

miércoles, 7 de septiembre de 2022

No quiero pecar de nostálgico, pero cada vez que vuelvo de mi casita a la ciudad, y veo a los chicos jugar a la pelota en el descampado, me dan ganas de bajarme del auto y pedir una pared, tirar un centro.

martes, 6 de septiembre de 2022

Miro a la gente pasar, y pienso en mis amigos que ya no están. Ellos no conocieron esta ciudad, estas calles, pero están aquí conmigo, ahora que estoy solo, mirando a la gente pasar.

lunes, 5 de septiembre de 2022

En Comodoro me puse a charlar con dos muchachos que vendían camisetas en la calle. En un momento, me contaron que habían estado en Gallegos a fines de los ´90, vendiendo posters. Éramos los únicos, me dijeron. Sacando cuentas, coincidimos que nos conocíamos de aquellos años, cuando yo también trabajaba en la calle, cobrando el estacionamiento. Cosas así me pasan todo el tiempo. 

jueves, 1 de septiembre de 2022


Hoy comienza mi sueño mundialista: completar el álbum. 

domingo, 28 de agosto de 2022



El mar es imitación del sueño que regresa
Comodoro Rivadavia, Chubut
Fines de julio de 2022

viernes, 26 de agosto de 2022

Sobre el techo nevado de mi casita los gorriones hacen sus vuelos rasantes.

jueves, 25 de agosto de 2022

Mi sueño es encontrarme con Eduardo Sacheri, en uno de esos bares míticos de Buenos Aires, y charlar de fútbol, de sus artículos en El Gráfico y, sobre todo, del Mundial Italia ´90. 

miércoles, 24 de agosto de 2022

Escribir poemas es como mirar el cielo desde la Línea E de colectivo, esa que me lleva al ranchito del fin del mundo. Y es el viento, siempre, el que me da los buenos días. 

martes, 23 de agosto de 2022

Mientras caminaba cerquita del mar, tuve momentos de muchísima emoción. Recordé aquella noche del 2001, cuando salimos del recital con Vanesa, mi primera novia, y nos fuimos a sentar en la escollera de la costanera a mirar las estrellas. Podría recordar hasta de lo que charlamos. Qué libres y jóvenes fuimos ahí. 
En aquel boliche en el que tocó Almafuerte ahora hay una estación de servicio. Chicano, así se llamaba el primer y único boliche que pisé en mi vida. En un momento, Iorio dijo algo así como: "Un saludo a los pibes de Gallegos que vinieron a vernos" y nosotros levantamos las manos, como diciendo "acá estamos". Decirle Gallegos a Río Gallegos es un gesto de fraternidad metalera.
La plaza San Martín, Súper Quick (ahora rebautizado Patio del chef) y Real Libros siguen igual. Pero el mar, ese mar, tiene algo de particular. No sé bien qué será, pero el viaje que hice hace unas semanas a Comodoro Rivadavia fue uno de los más especiales. Qué maneras más curiosas de recordar tiene uno.

lunes, 22 de agosto de 2022

Como fanático del Chavo del 8, hay imágenes y frases que se quedaron por siempre en mi corazón y que están presentes en lo cotidiano de mis días. Por ejemplo, cada vez que voy al correo y veo esa puerta giratoria, la única en la ciudad, me dan ganas de ponerme a dar vueltas y terminar despilfarrado del lado de afuera, como en aquel maravilloso capítulo de la vecindad en Acapulco. Lo mismo me pasa en el trabajo: cada vez que un niño me pide prestado la plasticola, me sale decirle: "Te la presto, pero no la uses" parafraseando al inolvidable Quico. Me gusta eso de cambiar los refranes o despedirlos con un: "Nos vemos la próxima semana, a la misma hora y por el mismo canal". Por eso, si me cruzan por la calle y me ven sonriendo solo, ya se los advertí. Alguna frase del Chavito me habrá iluminado el día. 

lunes, 15 de agosto de 2022


Con este hermoso flyer, homenaje a mi bicicleta vista desde la orilla del río, los invito a participar de esta propuesta, iniciativa de mi muy querida Mirtha Caré, y con el auspicio de Revista Burak. Allí nos encontraremos, pues, despidiéndonos del invierno más feroz. Están todos invitados. 

sábado, 6 de agosto de 2022



Escribí mi primer libro en las paredes de un bowling, literalmente hablando. Aquí no hay metáforas. Lo escribí mientras paraba esos benditos palos hasta cualquiera hora de la madrugada, el trabajo más marginal de todos y que hice durante un poco más de 5 años (temporada 2001-2006, turno noche). Ese lugar era una caverna, pero me gustaba. No tenía ventanas, pero sí puertas que se abrían al mundo cada vez que cerraba los ojos y escuchaba el viento de la noche. Ahí estaba, saltando de la cancha tres a la cuatro, cuando me llamaron para avisarme que mi libro había sido seleccionado para ser publicado en el concurso local de poesía. Cómo no recordar aquella tarde noche si sentí, por primera vez, que tocaba el cielo con las manos. 
Ayer, luego del trabajo con los niños, pasé por Aluén, la librería de usados más linda de Patagonia. Mi querido amigo Pajarito me tenía guardado este "palo grande" que tengo en mis manos, y que ahora formará parte de mis incunables.
Algún día se tendrá que conmemorar el Día del Parapalo, uníos del mundo. 

León ya lo hizo canción:

viernes, 29 de julio de 2022


Me pongo el casco, algo de música, reviso el aire de las ruedas y salgo a explorar ese nuevo mundo que me espera. Suelo ir hasta el puente que está antes de llegar al aeropuerto, el que separa la ciudad del viento con la calle Melancolía. Subo por las escaleras y me quedo a esperar que salga el avión. Ahí comienzan mis clases de yoga. 

Mi hermano siempre me acompaña:

jueves, 28 de julio de 2022


Era hora de hacerle un homenaje a este humilde muchachito, que me acompaña hace siglos y que, sin embargo, cada vez que alguien pregunta por mí, responde como si nada pasara. Mi Nokia 1100: el Rolls-Royce de los celulares, el que nunca te deja a pata. 
Dentro de poco, lo cambiaré definitivamente, pero siempre llevaré en mi corazón los mensajes que me enviaba, en la madrugada, el alma buena de Alejandra Pizarnik.

jueves, 14 de julio de 2022



Camino al rancho del fin del mundo,

Ruta Provincial Nº 53, Río Gallegos,

Martes 12 de julio de 2022

https://www.youtube.com/watch?v=1ZMgddFYDHc

miércoles, 13 de julio de 2022



Hoy se cumplen 16 años de este momento maravilloso, el día que me anunciaron que había sido seleccionado en el concurso Mi Primer Libro, mientras laburaba de parapalos en el histórico club Los Indios. Lloré mucho aquella tarde noche. 
Cierro los ojos y agradezco cada día que ha pasado. No sé si la poesía forma parte de algún cambio, pero sí creo que la poesía transformó mi vida, me ayudó a sanar, a sentirme menos solo. Brindo por eso, por estos 16 años. 

A modo de festejo, comparto algunas entrevistas y lecturas que he ido subiendo a mi canal de YouTube:

domingo, 19 de junio de 2022








Estuario del río Gallegos,
Martes 14 de junio de 2022

viernes, 17 de junio de 2022

Bendito duelo estar solo: conversan las preguntas.

jueves, 16 de junio de 2022

Ese nombre que nunca digo es, tal vez, mi última esperanza. 

miércoles, 15 de junio de 2022

Los gorriones sobre el rancho dándome la bienvenida. El viento entre ellos. 

martes, 14 de junio de 2022

Salir a pedalear con el viento a contramano. Sin hacer eso, Río Gallegos no tendría sentido. 

lunes, 13 de junio de 2022

Cada mañana le escribo una carta y se la dejo en el buzón. Luego me pongo los sueños y salgo al mundo como Messi en la selección. 

viernes, 3 de junio de 2022

Ayer hablé de poesía y leí poemas a alumnos de tercer año del secundario Osvaldo Bayer del barrio San Benito. Fue una hermosa experiencia. Volví contento con los regalitos que me hicieron, me sentí acompañado. En un momento de la charla, una niña me hizo notar que cuando estaba publicando Sábanas de viento, mi primer libro, ellos recién estaban naciendo. Cómo pasa el viento. También hablamos del barrio, de los perros, de los atardeceres más lindos que suelen verse en el desierto y, por supuesto, hablamos del viento. Gracias a las profes Valeria y Lorena por la invitación y el respeto con el que me trataron.

martes, 31 de mayo de 2022










Río Gallegos, Santa Cruz
Miércoles 18 de mayo de 2022